TRATANDO LOS DESECHOS SE EVITAN ENFERMEDADES Y CONTAMINACIONES

Después de seleccionar la materia orgánica desechada por los mercados de la ciudad, los trabajadores municipales se encargan de trasladarla hacia el vivero y parque municipal Susumá, en donde es tratada para transformarla en abono orgánico.

Esta práctica beneficia de muchas formas a los matagalpinos: mejora los suelos y los cultivos, favorece al medioambiente y evita contaminaciones y proliferación de enfermedades.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *