RESCATANDO NOMBRE HISTÓRICO EN MATAGALPA

Plaza Laborío. Con ese nombre será bautizada la pequeña plaza que se ubica en el centro del parque Darío, como una forma de rescatar y reivindicar a los primeros pobladores que se asentaron en este punto, que en un inicio se llamó Parcialidad de Laborío y posteriormente barrio El Progreso, que fue dividido para dar origen al barrio Carlos Fonseca.

Para esto, el gobierno municipal de Matagalpa construye un vistoso arco de entrada ubicado en el centro del costado oeste del parque, lo que dará mayor atractivo y vistosidad al lugar.

En sus primeros momentos, antes de 1542, Matagalpa estaba formada por tres poblados indígenas llamados: Pueblo Grande o Matagalpa, Solingalpa y Molagüina, los que posteriormente se unieron en torno a la plaza del centro. Entre finales de 1700 y comienzos de 1800, a estos asentamientos, llamados después Parcialidades, se sumó el Laborío, que, para 1816, llegó a constituirse en el más grande.

El surgimiento de Laborío (labor, trabajo…) no está claro, pero es de presumir que en esta parcialidad (del sur, en aquel entonces) se establecieron familias de trabajadores mestizos e indígenas, que ofrecían algún tipo de servicio a las familias acaudaladas que habitaban la zona exclusiva en los alrededores de la plaza central. Para ese entonces, los cuatro asentamientos sumaban 1492 pobladores.

Tampoco está claro si esta etimología fue confundida con la de “naborío”, que era la repartición de indígenas para el servicio de los llamados conquistadores.  En todo caso, en ambas acepciones, el laborío y el naborío, resultan ser peyorativos con los que se les brindaba una condición social más baja a quienes habitaban en este lugar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *