UNA PIÑATA PARA DOÑA TEÓFILA

Resulta difícil creerle, pues ella anda sobre sus propias piernas rebeldes que se niegan a dejar de caminar, pese a los cien largos años que afirma estar cumpliendo para estos días. Doña Teófila Lúquez Salgado es muy apreciada en su barrio Sor María Romero, en donde actualmente se ejecuta el proyecto de agua potable que le garantizará el vital líquido hasta en su propia casa.

Aunque ella no puede participar en las labores rudas de zanjeo, si está muy cerca de donde la gente trabaja como para decir que ahí está ella, reforzando la retaguardia y ocupar el lugar del primero que se rinda.  Para la celebración de su cumpleaños, la municipalidad le hizo llegar una piñata. Y es que… ¡se mira tan joven doña Teófila!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *