UNA MADRE DE HÉROE QUE ¡NO ES JUGANDO!

A pocos metros del puesto de salud del barrio Sor María Romero vive junto a su hija y yerno la madre de un cachorro del Servicio Militar caído. Ella es doña Juana Granados, quien en su lecho de enferma recibió al alcalde Sadrach Zeledón para decirle que le iba a escribir una carta a Daniel (el presidente) para quejarse porque no le estaba llegando su avena y aceite dentro de su paquete alimenticio.

“Me he escapado de ir dos veces al hoyo”, le manifiesta esta noble octogenaria al munícipe, para luego asegurarle que a su hijo Jader fue decapitado por la contra. Es un inmenso dolor que ha cargado durante largos años, al igual que centenares de madres de otros caídos. Su vida prácticamente la pasar entre una silla de ruedas y su cama debido a su delicado estado de salud.

Por la tarde del mismo día de este encuentro, el jueves 4 de mayo, doña Juanita recibió un paquete alimenticio más completo, una colchoneta para mejorar su cama y el compromiso de repararle su casi derruida silla de ruedas.  A mujeres como ella, los gobiernos central y municipal hacen esfuerzo por garantizarles un paquete alimenticio que les son entregados mensualmente en sus propios hogares.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *