POLIDEPORTIVO EL BRIGADISTA PRINCIPAL REFERENTE HISTÓRICO DEPORTIVO

Hace poco la municipalidad matagalpina realizó sobre este centro deportivo mejoras y reparaciones que eran necesarias, ante la mayor demanda de uso que tiene este lugar por parte de diversas disciplinas deportivas.

Conocida anteriormente como Cancha El Brigadista, por haberse erigido en su esquina el monumento a los alfabetizadores en los primeros años de la revolución, este lugar fue el primero en construirse como área deportiva que llenó las expectativas de los jóvenes. La obra se facilitó con la destrucción, en la guerra de liberación, del viejo edificio que ocupaba el lugar.

Con el regreso del FSLN a la alcaldía municipal en 2006, la cancha fue techada, sus frágiles gradas fueron sustituidas por las actuales y se instalaron servicios higiénicos, lo que permitió convertirla en un polideportivo con mejores condiciones. Hoy cuenta con iluminación, más servicios higiénicos, área de bodega y oficinas, y goza de otras mejoras que permiten a jóvenes y niños la práctica de deportes y celebrar diversas actividades.

En este lugar funcionó en sus inicios un convento jesuita que albergó a seis miembros de esa orden, a seis coadjutores y 27 novicios. Tras nueve años de labor, los jesuitas fueron expulsados de nuestro país el 2 de julio de 1881 por el gobierno de Joaquín Savala, por considerarlos “conflictivos y controversiales”.

Con el correr de los años el convento jesuita fue convertido en el primer mercado municipal que, posteriormente, se trasladó al punto en que hoy se ubica la policía nacional. Como un testigo histórico de los cambios sufridos a lo largo de los años, el polideportivo El Brigadista aún conserva bajo cuidado y patrimonio de los matagalpinos la pared de piedra cantera en su costado sur.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *